Orando en todo tiempo – 3

Orando en todo tiempo – 3

¿Estás contento con tu vida de oración? ¿Oras tanto como sabes que debes o quisieras? Esta semana estamos hablando acerca de orar en todo tiempo como nos lo pide la Biblia. Creemos que cuando incorporamos la oración a nuestro estilo de vida, se incrementa el tiempo de oración y su efectividad de una forma increíble.

Para que funcione, debes ser intencional al estar en la presencia de Jesús; eso quiere decir que estés donde estés, hagas lo que hagas, como seguidor de Jesús, has nacido del cielo, estás rodeado de la presencia de Jesús todo el día, todos los días, 24/7 por el poder del Espíritu Santo que está contigo en todo momento.

Nuestro problema es que muchas veces no reconocemos su presencia. Por ejemplo: digamos que tienes una persona muy cercana para ti, con quien pasas el mayor tiempo posible ¿Qué haces con él o ella? ¡Te comunicas! Hablan, comparten problemas, temas, alegrías, se ríen, lloran, y a veces permanecen juntos en silencio pero sabes que está allí presente contigo. Aunque esta no es una analogía perfecta, solo considera que Jesús es tu mejor amigo, tu compañero más cercano, y confidente, Él no es como un acompañante terrenal, Él si está contigo 24/7. Nunca estás sin su presencia.

Entonces si sabes que Él está allí ¿qué vas hacer? Vas a querer hablar con él, ¿cierto? Sea lo que sea que te ocurra durante el día lo vas a querer compartir con  Jesús, pues cuando necesitas ayuda o guía está allí para mostrarte el camino.  Cuando ves algo hermoso le encanta que le compartas esa experiencia. Cuando algo te hace reír, Él se ríe contigo. Cuándo la tristeza embarga tu corazón, Él llora contigo. Esto es lo que significa orar continuamente y en todo momento.

Con toda seguridad te decimos que si hablas con Dios todo el día, todos los días, podrás ser más consciente de su presencia y aumentará tu confianza. Simplemente toma ventaja del privilegio que tienes de orar a través del día a día. Al hacer esto, aprenderás lo que significa orar sin cesar. Nunca dejarás de hablar con Jesús; no tendrás que decir amén para concluir tu tiempo de oración; mantendrás una comunicación abierta y continua todo el tiempo, además podrás hacerlo con los ojos abiertos, cerrados, solo o en un grupo, en voz alta o en silencio. La oración no se limita a una rutina en particular.

Encuentra los devocionales originales en inglés en: https://christianworkingwoman.org/ The Christian Working Woman.org. Y escúchalos todos los días en: www.supresenciaradio.com  

 

Por | 2018-03-28T16:04:31+00:00 Marzo 28th, 2018|Categorías: The Christian Working Woman en español|Sin comentarios

About the autor: